Década 2010

2012

Año de resurgimiento de la vida comunitaria, libres ya de una organización que no correspondía a una comunidad pequeña y adulta. Ese año el Cardenal Juan Luis Cipriani decidió no renovar la licencia sacerdotal de Gastón Garatea, impidiéndole así celebrar misa; ello generó reacciones y movilizaciones de gente de Iglesia y de la sociedad civil, en las que la Comunidad tuvo un rol protagónico. La ausencia de Gastón los domingos obligó a pedir ayuda al P. Raúl Pariamachi, provincial de los SS.CC., quien se comprometió a presidir la misa comunitaria dos veces al mes.

2011

El año 2011 fue un año clave en la vida comunitaria. Hizo crisis un modelo de organización y funcionamiento que ya venía resultando inadecuado ante los cambios del mundo y también la realidad de los comunos. Complicados tanto por circunstancias laborales y familiares como por el cada vez más difícil tráfico de Lima, los comunos fueron menguando en su asistencia a la misa comunitaria, a las actividades generales y a sus reuniones de grupo.

2010

El año se inició con entusiasmo y expectativas, formándose numerosas comisiones a partir de la Asamblea de enero. Un curso de formación teológica en el verano congregó a la mayoría de los jóvenes y hubo un par de "miércoles culturales" que, sin embargo, pronto dejaron de ser programados. Finalmente resultó un año difícil para la vida comunitaria, en especial para la pastoral. Con dificultad se pudo asumir un pequeño programa de Confirmación en el colegio San José de Monterrico, gracias al esfuerzo de los jóvenes del grupo Sinergia que, sin embargo, terminaron cansados y algo desalentados.

Páginas

Suscribirse a RSS - Década 2010